Cómo hacer un café espresso

Para hacer un café espresso lo primero que se ha de hacer es calentar las tazas, para ello la mayoría de las cafeteras incluyen una zona de calentado en la parte superior.

El siguiente paso es limpiar los cabezales con un chorro de presión y comprobar que no hay restos de café de otras ocasiones.

Rellenamos el receptáculo con café recién molido. Se debe aplicar una presión de uno 10 o 15 kg de forma uniforme y es recomendable dar un giro a la tapa al retirarla, para dejar la superficie uniforme.

Ponemos la taza y comenzamos con la extracción. Se deberá parar cuando el color de la crema empieza a amarillear, es importante buscar el momento exacto porque si paramos antes de tiempo el café quedará flojo. Si lo hacemos muy tarde quedará demasiado amargo. Normalmente unos 25 o 30 segundos producen unos 30 ml de café.